La soledad del hombre de fe

CUBIERTA SOLOVEITCHIKJoseph B. Soloveitchik
Ensayo
Nagrela editores. 2015
ISBN: 9788494379000

«No es el objetivo de este ensayo debatir sobre el milenario problema de la fe y la razón. La teoría no me preocupa ahora. Deseo, en cambio, centrarme en una situación del ser humano, en la cual se ve envuelto el hombre de fe como ser individual concreto, con sus afectos y esperanzas, preocupaciones y necesidades, sus alegrías y sus momentos tristes. Todo lo que diré aquí, por tanto, no se deriva de la dialéctica filosófica, las especulaciones abstractas o las reflexiones impersonales distantes, sino de situaciones reales y experiencias a las que me he enfrentado. De hecho, el término conferencia constituye también, en este contexto, una inexactitud. Se trata más bien de la narración de un dilema personal. En lugar de hablar de Teología, en el sentido dialéctico, de una forma elocuente y con frases equilibradas, desearía confiar en ustedes con vacilaciones y titubeos, y compartir con ustedes ciertas preocupaciones que suponen una gran carga en mi mente y que con frecuencia adoptan las proporciones de una conciencia de crisis.

»No pretendo plantear una solución, ni sugerir un método nuevo para remediar la situación del ser humano que estoy a punto de describir; tampoco creo que sea posible remediarla en modo alguno. El papel del hombre de fe, aquel cuya experiencia religiosa se halla repleta de conflictos internos e incongruencias, el mismo que oscila entre el éxtasis de la compañía de Dios y la desesperación cuando se siente abandonado por Él, ese que se ha visto partido por la mitad por el acentuado contraste entre el autorreconocimiento y la abnegación, ha sido muy difícil desde los tiempos de Moisés y Abraham. Resultaría presuntuoso por mi parte el intento de convertir la experiencia de fe, pasional, antinómica, en algo armonioso, eudaimónico, mientras que los caballeros bíblicos de la fe vivieron su experiencia de forma trágica y paradójica.

»Todo cuanto deseo es seguir el consejo de Elihú, el hijo del ancestral Baraquel, que dijo: “Hablaré, y me desahogaré”; pues hay en la palabra hablada una cualidad redentora para la mente agitada, y un alma atormentada halla la paz en la confesión».

El objeto fundamental de la publicación de la traducción al español de este magnífico ensayo del rabino Joseph B. Soloveitchik —a cargo de Nagrela editores y promovida por el esfuerzo e impulso del Instituto John Henry Newman de la Universidad Francisco de Vitoria— es el fomento del diálogo interreligioso en general y judeocristiano en particular por medio del trabajo en todas las formas de encuentro que le son propias a la universidad: la investigación, las publicaciones y el diálogo cultural.

.

.

.

.

.

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 2015, Ensayo, filosofía, Teología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.